Base rusa abandonada guarda secretos de retirada en Ucrania

Una victoria estrecha

El 19 de julio, cuatro meses después de tomar el área, los ocupantes rusos enfrentaron su primer desafío serio de las fuerzas armadas de Ucrania, según muestran los documentos revisados ​​por Reuters.

En la reunión habitual de la mañana en el búnker, los informes presentados al comandante, el coronel Popov, eran normales: la noche anterior había sido relativamente tranquila y las posiciones enemigas no habían cambiado. En la agenda del día: fuego de artillería programado sobre posiciones ucranianas.

Pero a primera hora de la tarde, una columna de soldados ucranianos, apoyados por tanques y al amparo de un bombardeo de artillería, atacó la línea del frente rusa en Hrakove, una aldea en el extremo noroeste del territorio controlado por la fuerza Balakliia.

Las tropas pertenecientes al noveno regimiento de fusileros motorizados de Rusia estaban escondidas en un elevador de granos de concreto en Hrakove. Habían colocado armas a lo largo de la parte superior de la estructura. Un reportero de Reuters que visitó las instalaciones en octubre vio señales de que los hombres dormían en las cintas transportadoras de granos.

A las 15:00, un ruso anónimo en la línea del frente en Hrakove llamó por radio a sus comandantes en Balakliia: su posición estaba siendo invadida, dijo, y tenía que retirarse. Pidió ataques de artillería para destruir el puesto que estaba abandonando. Luego se perdió la comunicación.

En el búnker de Balakliia, el oficial anónimo escribió en su cuaderno: “Las municiones se están acabando”.

El comandante del Distrito Militar Occidental, uno de los oficiales de más alto rango de Rusia, exigió una sesión informativa sobre la situación y “ordenó que no se rindiera Hrakove”, decían otras anotaciones en el cuaderno. Según los registros oficiales, el comandante en ese momento era el coronel general Alexander Zhuravlyov, desde entonces despedido por Putin. Sin embargo, los analistas militares rusos independientes CIT han dicho que Zhuravlyov fue reemplazado en julio por el teniente general Andrei Sychevoi. Reuters no pudo comunicarse con Zhuravylov. Sychevoi no respondió a una solicitud de comentarios.

En las horas que siguieron, los comandantes rusos enviaron refuerzos y movilizaron helicópteros de ataque. A las 18:00, los ucranianos se retiraban y las fuerzas rusas recuperaban el terreno perdido. Pero el costo fue alto. Los rusos perdieron un tanque, dos vehículos blindados de transporte de personal y otros equipos. Treinta y nueve hombres resultaron heridos, siete murieron y 17 fueron reportados como desaparecidos, según un informe que se presentó a Popov el 21 de julio.

Entre los muertos rusos se encontraba el cabo Aleksandr Yevsevleev, comandante de un tanque. Una lista de bajas dentro del búnker de comando decía que su abdomen había sido desgarrado, dejando al descubierto sus intestinos, y que tenía heridas de metralla en la parte superior del muslo derecho. Sus padres, contactados por Reuters, dijeron que su hijo resultó herido de muerte cuando su posición fue atacada cerca de Hrakove desde un helicóptero ucraniano.

Después de la batalla, cinco soldados necesitaron tratamiento por “reacción aguda al estrés”. Junto a cada uno de sus nombres en la historia clínica estaba escrito: “No requiere evacuación”.

Un soldado de unos veinte años figuraba como herido por explosión. Contactado por Reuters, el hombre dijo que recordaba poco, solo que “la lucha fue feroz”. Habló bajo condición de anonimato.

Después de la batalla, el coronel Popov solicitó a sus superiores que 34 de sus subordinados recibieran medallas por su valentía. Los documentos no detallan cómo respondieron sus superiores. Dos de los soldados dijeron a Reuters que aún no han recibido sus premios.

Pyotr Kalinin, un comandante de pelotón de reconocimiento de 25 años, también estaba en la lista de Popov. Kalinin es de Crimea y sirvió brevemente como cadete en las fuerzas armadas de Ucrania antes de que Rusia anexionara la península en 2014, según sus redes sociales. Una fotografía lo muestra con un uniforme ucraniano. Kalinin no respondió a los mensajes de Reuters en busca de comentarios.

Pyotr Kalinin, comandante de un pelotón ruso, sirvió anteriormente como cadete en el ejército de Ucrania. Esta imagen es de su cuenta de redes sociales.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *